Power skills y lo que realmente nos da super-poderes.

Todo comienza con el poder……

Ya hace varios años que trabajo en desarrollar el talento de la gente que me rodea. Ya sean mis clientes, mi colaboradores, mi familia y mi persona – en particular.

Las habilidades blandas – soft skills en inglés – son aquellas sociales, personales, de comunicación y de inteligencia emocional y social – que nos permiten lograr y superar nuestros objetivos.

Léase: https://es.wikipedia.org/wiki/Soft_skills

Si bien es un término generalmente aceptado, que sea blanda es por contraposición a las habilidades duras – físicas y técnicas específicamente – pero no porque sea fácil de malear.

Por el contrario, aquello que nos diferencia como personas, y que nos permite interactuar de distinta forma según el contexto, es algo super dificil de cambiar; a menos que exista un propósito definido.

Aquí es cuando aparece el PODER.

Poder para cambiar mis propias respuestas ante los hechos, poder para entender cómo y en qué parte puedo mejorar y poder para llevarlo adelante.

Power Skills.

Si buscamos en @Udemy, encontraremos un estudio llamado «2022 Workplace Learning Trends Report», que se puede acceder desde https://business.udemy.com/2022-workplace-learning-trends-report/

No voy a develar los secretos de éste estudio, eso te lo dejo a vos – mi lector.

Lo que sí voy a comentar, es que podemos llamar las habilidades de poder a aquellas vinculadas a la comunicación, el trabajo en equipo, liderazgo, productividad, colaboración, desarrollo personal y el bienestar en general.

¿Y por qué power skills? Claro, porque son las habilidades que nos dan el poder de cambiar nuestra realidad, la de nuestro equipo, cliente y entorno.

Y es a partir de ésto que más que habilidades blandas, me gusta más las habilidades poderosas.

Cada uno con un super-poder.

Cada uno de nosotros, posee una inigualable capacidad de desarrollo en lo que nos enfoquemos. Bien sabemos que podemos ser expertos de lo que se nos ocurra, si le dedicamos 10.000 horas a ello.

Y si cada uno de nosotros posee un super-poder a partir de nuestra mejor habilidad blanda – o habilidad de poder – ¿que pasaría si a partir de un sólido plan de desarrollo personal, nos transformamos en super-heroes o super-heroínas?

El ejercicio, la practica.

Para conocer nuestro poder interior, la forma más fácil que conozco es a partir de éstos tres pasos:

  1. Escribir en un papel el nombre de nuestro/a héroe/heroína preferido/a.
  2. Escribir debajo las primeras tres cualidades que sabemos que ese personaje posee y brinda.
  3. Escribir luego cuál de nuestras prioridades coincide con las cualidades de nuestro personaje seleccionado.

Con éste simple ejercicio – que sin dudas puede llevar todo un día el completarlo – podemos ver con mayor claridad cuáles son nuestras autopercepciones de nuestras habilidades de poder. Y también reflexionar acerca de cuáles otras habilidades podemos desarrollar para sacar al super super que llevamos dentro.

Conclusión.

Si, todos brillamos por dentro, sin dudas. Y muchos de nosotros estamos tan atareados en el día a día que a veces nos olvidamos justamente de nosotros mismos.

Te propongo, mi lectora/lector, que una vez que completes el ejercicio que cuento arriba, me comentes cuál es tu super-poder. Y si te animás a un poco más, ¿cuál super-poder te gustaría masterizar?

En mi caso: Batman: resuelve con inteligencia y tecnología.

Gracias por tomarte un momento para leer ésta nota. ¡Espero tus super-poderes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.